La comida es un placer,  el arte de la cocina, la compañía, la presentación del plato.  Una buena carne o un buen pescado.  Pero la comida tiene otros ingredientes como la mesa, un buen vino, un buen amigo.

El cocinar es una arte, es amor, amor que pones al cocinar los alimentos que preparas con dedicación, cuidado y empeño.

Muchas veces he escuchado, leído e incluso utilizado esta frase: “No hay amor más sincero que el amor por la comida” pero ¿en qué sentido? Pues todo depende del cristal con que se mira yo por ejemplo verdaderamente disfruto el hecho de cocinar, amo esa actividad que no cualquiera hace con tanta pasión, al entregar amor al preparar un platillo lograremos que alguien ame la comida.

93653_no-hay-amor-mas-sincero

Y ya que estamos en época de “enamorados” les hablaré de porque la Gastronomía es una carrera tan interesante y como leías al principio la comida tiene otros ingredientes por lo tanto la Gastronomía no es solo cocinar.

Dedicarte a la cocina es una actividad placentera, un ritual, un tiempo para pensar, para reencontrarse con lo sencillo, una oportunidad para hacer amistades, para conocer ampliamente la cultura de distintas regiones del mundo, es una actividad de creación.

Los alimentos cautivan por su sabor, sus aromas, el color y las texturas propias de la comida preparada con agrado y estos se van formando en el proceso. Este carácter de acto creativo pone a la cocina en el mismo terreno de la poesía, que en su origen significa construcción, producción de cosas con sentido.

El cocinero por amor inevitablemente pone su cariño al cocinar y esto es un ingrediente tangible, notable como la pimienta y fuerte como el jengibre, el cariño transforma los alimentos, los calibra y los perfecciona, a eso la gente le llama sazón. Cocinar es una forma de generar alegría, placer y alimento para el mundo. Ya sea en lo cotidiano, en casa o en ocasiones especiales pues se cocina para construir para alimentar. Si la cocina implica todo esto, entonces la actividad de cocinar con alegría ayuda a mejorar nuestro entorno.

Sé que hay personas para quienes la cocina es un trabajo, una rutina necesaria u obligatoria y no necesariamente placentera. Respeto su opinión, aunque conozco a muchos que eligieron ser abogados, doctores, mercadólogos, etc., pero que tiene un peculiar gusto por la cocina y no los culpo, cualquiera se equivoca.

Y si a este amor me refería, al amor que entregas en lo que haces. Si  entregas amor en tus actividades diarias y estarás disfrutando de un amor sincero, tan sincero como el amor a la comida.

 

Por: Chef Karina Juárez Rivera

Licenciada en Gastronomía por CENUA

admin